Quand il me pren dans ses bras

Il me parle tout bas

Je vois la vie en rose

Ya lo decía Edith Piaf en su canción más famosa: “La vie en rose”. La vida hay que verla de color de rosa, ¿pero por qué no hacerlo literalmente? En nuestro trabajo nos tiramos la mayor parte del tiempo, sobre todo cuando se trata de trabajos de oficina.

Por tanto, es importante tener en cuenta la decoración para este tipo de ambientes para que sintamos que estamos en un entorno agradable.

El color rosa es un color que relaja y que se relaciona con la amabilidad, la suavidad y la protección. De hecho, solemos asociar el color rosa con la ropa y complementos para las niñas.

Muchos decoradores de interiores se inspiran en este color para recrear espacios de trabajo con el fin de apaciguar las tensiones que se producen en este tipo de entorno. Además de proporcionar buen rollo con los clientes que visiten nuestras instalaciones.

¡Pero cuidado! Si trabajamos en una empresa funeraria el color rosa no es la mejor elección (y menos la canción de Edith Piaf). Sin embargo, si trabajamos en una revista de moda, nos dedicamos al estilismo o la belleza es el color más acertado para decorar nuestro entorno de trabajo.

Con un toque de color destacaremos de otras oficinas que siguen utilizando el triste y básico negro, ocre o blanco (aunque éste último es el más indicado para las consultas del dentista, para que se refleje lo que pueden hacernos a nuestros dientes).

Básicamente lo que venimos a decir aquí es que hay que darle importancia a los aspectos decorativos dentro de los ambientes en el que más nos movemos. Un toque personal da lugar a que estemos más a gusto y nos sintamos más como en casa. Parece una tontería, pero realmente funcionan los colores para proporcionar estímulos y, entre ellos, tenemos la motivación. Y ya sabemos lo necesaria que es la motivación un lunes a las 9 de la mañana.

Tampoco venimos a decir que lo pongas todo de color de rosa, no queremos ser cutres o demasiado horteras. Las mesas de trabajo pueden ser blancas, grises o negras. Sin embargo, las cajoneras o las sillas pueden tener este color. De hecho, compaginar distintos colores en los muebles contract suele ser la clave del estilo y el buen gusto a la hora de decorar ambientes.

Muchas veces la clave está en el contraste (y en el buen gusto claro). Ni se te ocurra poner un rosa y un amarillo o dejarás ciego a más de un cliente (y no queremos eso, ¿no?).

Sala de espera de relax

En empresas grandes, despachos, salas de reuniones o bien salas de espera para consultas de diferente índole es donde, desgraciadamente, nuestros clientes o visitantes tienen que pasar parte de su tiempo (sí, las agendas apretadas a veces nos dan malas pasadas). Razón de más que convirtamos este en un espacio dedicado al relax. Si se tiene que esperar a menos que sea en un entorno cómodo y confortable. El mobiliario chill-out es importante tenerlo en cuenta en este tipo de hábitat teniendo a mano mesas con revistas, caramelos, folletos o tarjetas de visita para que nos vayan conociendo un poquito mejor si es que aún no lo han hecho.

En estos espacios es donde puedes dejar volar la imaginación. Hay lugar para cuadros o elementos decorativos que no desentonen con el resto del mobiliario. Deleitemos a los visitantes con nuestro buen gusto, seguro que así será más fácil la presentación formal con un: “¿te gusta la decoración?”.

Si te dice que no es que tiene mal gusto, ¡seguro!